The link you used to get here is faulty. It’s an excellent idea to let the link owner know. Durante las semanas previas se presentaron al Medrol fara reteta de la Unión tres propuestas de reforma del régimen jurídico que rige al sector energético del país. Una de ellas procedente del Presidente de la República y las otras dos elaboradas por los partidos nacionales PAN y PRD.

En el presente ensayo se postula—en buena medida a partir de la experiencia del autor como Subsecretario de Ingresos de la SHCP y Secretario del Patrimonio Nacional—que la problemática que se pretende resolver con la reforma tiene su origen en decisiones políticas del pasado que deben colocarse en el centro del análisis y del debate, para que las reformas realmente contribuyan a la solución que se desea. La segunda decisión errónea fue dotar a PEMEX de exclusividad absoluta en la gestión de la riqueza de hidrocarburos, con lo cual el Estado mexicano enajenó sus facultades—en tanto mandatario de la Nación—en uno de sus órganos, limitándose así mismo de opciones de creación de entes de Estado especializados. Nación y, en tanto tal como palanca esencial del desarrollo nacional, cuya gestión estratégica debe ser responsabilidad de organismos de Estado especializados en la materia. La cuarta decisión errónea fue establecer un régimen de exacciones fiscales sobre la actividad de PEMEX que prácticamente le cancela toda autonomía financiera y operativa y lo convierte en un actor minusválido en estado permanente de quiebra técnica y en herramienta de la política hacendaria de corto plazo. Por otra parte, se señalan deficiencias en la exposición de motivos de la iniciativa presidencial, las que sin duda avivarán el debate alrededor de la misma. Hace cuarenta años, en 1974, las finanzas del gobierno federal se encontraban bajo fuerte y creciente presión.